EL DÍA FUERA DEL TIEMPO

El hombre y el Planeta vivimos en desequilibrio desde hace siglos ya que la especie humana es la única especie que no vive en consonancia con los ciclos de la naturaleza. Desde la antigüedad civilizaciones como la Maya, la Inca, Egipcia, los sabios Druidas, polinesios, indios nativos, e incluso en lo que llamamos Occidente, el calendario que regía el tiempo se basaba en el Ciclo Lunar de 28 días, que a su vez coincide con el ciclo menstrual de la mujer como símbolo del poder de la creación.

Cuando la Luna da 13 vueltas a la Tierra se completa un ciclo o lo que llamamos un año y que es exactamente el tiempo que tarda la Tierra en dar un giro completo al Sol. El comienzo de cada ciclo viene marcado por la sincronización del Sol con la estrella Sirio, y es el momento en que comienza una nueva revolución solar. De esta manera, el calendario de 13 lunas, cada una con 28 días, hace que el calendario sea constante. Un calendario que para la civilización Maya y otras antiguas civilizaciones nos permitía alinearnos con el Cosmos y estar en armonía no sólo con lo que nos rodea sino también con una parte de nosotros ya que somos parte de él.

El Calendario de 13 Lunas o el calendario Maya, se compone por ende, de 13 lunas o meses, cada una de 28 días y fué el calendario utilizado hasta que el papa Gregorio XIII impuso el Calendario Gregoriano, bajo el interés de que la Semana Santa coincidiese con el equinoccio de primavera. La consecuencia fué un calendario irregular y antinatural con 12 meses de 28, 29, 30 y 31 días, provocando un desequilibrio y desarmonización entre hombre y Cosmos. Un ejemplo de este desajuste es el significado latino de los meses septiembre (siete, pero que el calendario actual corresponde al nueve), octubre (ocho, que se corresponde con nuestro mes 10), noviembre (nueve, reasignado al 11) y diciembre (diez, reasignado al 12).

Visto todo esto, si hacemos cálculos podemos comprobar que el año o ciclo solar se compone de 364 días quedando un día perdido o fuera de tiempo. Para estar en sincronía con el Universo, el año no terminaría el día 31 de Diciembre sino el 24 de Julio, y el año nuevo comenzaría con la primera luna el 26. El día 25 de Julio es considerado el día «Fuera de Tiempo» o también llamado «Día Verde». Se trata de un día en el que se concentran todas las energías del año, un día especialmente cargado de gran energía y espiritualidad como si de un portal energético se tratase.

Para los mayas el 25 de julio tenía gran importancia en el plano espiritual ya que se daba la sincronización de los tres círculos: la estrella Sirio, el Sol y el planeta Tierra, donde La luz espiritual, la fuerza creativa, la ciencia y la evolución confluyen. Se consideraba un día especial para preparar el alma, para la purificación y sanación del espíritu. En este día «Fuera del Tiempo» se realizaban además rituales de limpieza y sanación con la Madre Tierra, Gaia, motivo por el cual también se le conoce como el «Día Verde».

Una de las plegarias más populares del «Día verde» es la «Plegaria de las siete direcciones» que se recita girando en contra del sentido de las manecillas del reloj y que os enseñamos a continuación:

Este día tan especial te animamos a que sea un día de meditación en el cual hacer balance, dejar atrás lo pasado y liberarse de la negatividad. Se trata de un día en el que llenarse de esa energía de sincronía con el Universo como si de un portal se tratara para prepararse para un nuevo ciclo. Feliz día «Fuera del Tiempo».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: