LA LEY DE LA ATRACCIÓN

La ley de la atracción es una creencia pseudocientífica de que los pensamientos, conscientes e inconscientes, influyen sobre las vidas de las personas. Estos pensamientos (emociones, creencias…) provocan consecuencias afines a lo que se desea. Existen referencias históricas sobre la ley de la atracción en el hinduismo, judaísmo, cristianismo y la cábala. También se le asocia con la ley del mentalismo, uno de los siete principio o leyes espirituales de Hermes Trimegisto enunciadas en el Kybalión.

Según la ley de la atracción, una energía emitida de una manera concreta atraerá otra energía idéntica a la proyectada. Según muchos autores, se trata de una de las leyes que rigen el universo, inmutable e imparcial que actúa al margen de si somos conscientes de ello o no. En la actualidad el Secreto de Rhonda Byrne fue quien la dio a conocer y popularizarla. Llevando esta creencia a nivel de psique “nuestros pensamientos tanto positivos como negativos toman forma en su proyección e influencia nuestro entorno. Básicamente nos habla de que esta ley actúa en nuestras vidas y si pensamos y realizamos buenas acciones atraeremos cosas buenas y si son negativas lo contrario.

Como podemos ver existen conceptos comunes y relacionados con el karma, las enseñanzas de buda, el hinduismo e incluso el catolicismo que hemos tratado en otros artículos. Después de esta información y llegados a este punto, la cuestión es cómo incluímos la Ley de la Atracción en nuestras vidas.

PASOS PARA APLICAR LA LEY DE LA ATRACCIÓN

  1. Elige tus pensamientos: Aunque parezca sencillo este es uno de los pasos más difíciles de realizar. Puede tomarte tu tiempo pero se debe definir qué es lo que realmente se quiere conseguir. Recuerda que las emociones que experimentas son el resultado de imágenes mentales y de los pensamientos que estás generando. El enfoque es fundamental porque a emociones dispersas y cambiantes las reacciones serán también así. Para ello enfocamos el pensamiento en algo que realmente quieres, imaginas que lo consigues y observas como eso cambia tu estado emocional. Si ves o experimentas, en un momento dado, que se difuminan o inconscientemente las has cambiado y no te gustan vuelve a cambiar el enfoque.
  2. Toma conciencia de la calidad de tus pensamientos y sentimientos: Nuestra voz interior nos habla constantemente, tenemos un diálogo con nuestros pensamientos que no cesa pero en muchas ocasiones no tenemos realmente conciencia de ellos . Cuando miras en tu interior y los vuelves conscientes podemos decidir si nos favorecen o nos perjudican. Ciertas emociones/pensamientos/acciones aumentan nuestra vibración y frecuencia y ese mismo nivel se atrae lo que deseas. A mayor nivel de vibración mayor probabilidad de atraer lo deseado.
  3. Sentir, ver y actuar: Sentir, visualizar y actuar como lo que deseas haciéndolo formar parte de tu realidad. Parte del proceso de manifestación es intentar vivir como si lo que deseas ya estuviera en el presente. Sentir y tener la certeza y la fuerza de que tu deseo ya está cumplido.
  4. También hay que actuar: Es fundamental tener un plan de acción para acercarte a tu meta. Sin acciones es difícil que se cumplan ciertos objetivos. Tiene que haber un camino que recorrer y en ese camino la actitud, la predisposición y la acción natural son fundamentales para atraer.
  5. Eleva tu vibración: Ya hemos hablado en otras ocasiones de la importancia de vibrar alto. Con la Ley de la atracción esto es vital ya que cuanto más alto estés vibrando mayor atracción.

El hecho de desear algo no presupone que vaya a ocurrir. La ley de atracción se enmarca dentro de las leyes universales del Kybalión, es decir, no se trata de un ley aislada sino que se dan todas ellas. En otro post, hablaremos más detalladamente de este escrito tan interesante como revelador. Los pensamientos positivos, decretos, proyecciones, etc. sabemos que influyen de forma positiva en nuestra vida y en nuestra energía, y con ello en nuestra sincronicidad con el todo, el cosmos, la luz, o como queramos llamarlo desde las diferentes creencias. Mejorando la conexión mejora la sincronía y puesto que podemos crear lo que pensamos, podemos crear lo que deseamos. Aplicar la la ley de atracción es una tarea que requiere de práctica, concentración, autoconocimiento y sobre todo acción, ya que accionar es la mejor forma de intencionar.

Desde aquí recomendamos probar con estos ejercicios y experimentar si realmente mejora de alguna manera nuestra vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: