EL SENTIDO DE LA VIDA

Photo by Artem Beliaikin on Pexels.com

Si te encuentras realizando ese camino del autoconocimiento, esa búsqueda personal que te lleva a sentir que estás en un momento de transición hacia un despertar, lo que ocurre es que has llegado a una de las preguntas más importantes de tu vida. ¿Cuál es el sentido de la vida? Responder a esta cuestión nos lleva a reflexionar sobre nosotros mismos y sobre lo que nos rodea. El sentido de la vida es algo que cada uno desde su interior puede deducir.

Desde el pensamiento oriental se nos habla de la importancia del reconocimiento de una dimensión espiritual que parece que en el mundo occidental dejamos atrás. Si creemos que las personas somos seres exclusivamente físicos o materiales entonces queda claro que estamos regidos por las leyes de la materia bien sea la física, la química, la medicina o la biología. Pero las consecuencias de pensar que el ser humano es exclusivamente material nos convierte en objetos o medios para un fin. Si solo somos materia los conceptos de amor, compasión o libertad desaparecen.

Cuando recordamos a alguien y nuestro cerebro lo asocia a un sentimiento, a una sensación (olor, imagen, etc.) está claro, porque lo notamos, que se producen cambios físicos. Esos pensamientos nos pueden alterar significativamente provocando alteraciones y cambios en la materia de la cual estamos hechos. Si esos pensamientos son negativos y los vivimos no como creencias o ideas, sino como certezas o verdades absolutas lo cual supone una alteración de nuestra percepción de las cosas, de nosotros mismos y del mundo que nos rodea, nos encontraremos ansiosos, enfermos, dolidos, y en definitiva sufriremos. Si nuestros pensamientos, por el contrario, son positivos, sanaremos y seremos más felices. En realidad, vemos lo que pensamos y estas creencias pueden ser funcionales o disfuncionales. Todo dependerá del filtro con el que vemos la realidad.

Nuestro cerebro es algo tangible, una realidad material que genera hábitos de pensamiento y que convertidos en “verdades” alteran nuestra percepción y en consecuencia a nosotros mismos y que se pueden estudiar mediante esas leyes materiales de las que hemos hablado. Pero aunque formados por la misma materia cada persona crea su realidad idéntica, parecida, diferente o muy diferente del resto de personas. Buda nos hablaba de que nuestra forma de vivir está moldeada por nuestra mente y que acabamos convirtiéndonos en aquello que pensamos, por lo que lo importante no es lo que está delante o detrás de nosotros sino lo que está en nuestro interior.

Cuando realizamos ese viaje hacia nuestro interior, hacia lo más profundo de nuestro ser, cuando alejamos esos pensamientos nos encontramos con otra dimensión que aunque no la veamos o no la comprendamos forma parte de nosotros. Esta es la dimensión espiritual, y como en esencia no es algo material, no está sometida ni regida por las leyes de la materia. Esta dimensión, al igual que el alma, que es una realidad metafísica, no material, no puede ser estudiada por la medicina, la física o la química, de hecho, ni tan siquiera se puede afirmar su existencia ya que son ciencias diseñadas para la realidad material. Si tu deducción es que somos algo más que materia, el abrirnos a la posibilidad de que esta dimensión exista no significa que adoptemos ninguna religión o credo, sino sencillamente que podemos entrar en contacto con lo más profundo de nuestro ser, con lo humano. Y esto ayudará a nuestras mentes a estar más calmadas, a no tratarnos como un objeto, a llegar a una armonía con el mundo que nos rodea, cultivar la sabiduría y abrir nuestro corazón.

El pensamiento budista, la meditación, oración, yoga….nos aportan señales de la necesidad de recuperar esta dimensión espiritual. Con este artículo solo queremos recomendar que es necesario hacer una pausa y reflexionar acerca del sentido de la vida, y sobre todo, de tu vida. Para ser felices, debemos darle sentido a la vida, no tener miedo y no sentirnos perdidos.

“No somo seres humanos atravesando una experiencia espiritual sino seres espirituales viviendo una experiencia humana.”

Pierre Theilard de Chardin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: